Un absceso dental es una infección bucodental, manifestada en pequeñas bolsas de pus en diversas zonas del diente. Existe el periapical que es en la punta de la raíz y el absceso periodontal que ocurre en las encías cerca de la raíz del diente.  Si no se tratan a tiempo estos granitos pueden hacer que las bacterias lleguen hasta la pulpa dentaria, también conocido como nervio, y hacer que esta muera por completo y en consecuencia perder tu pieza dental.

Causas de la aparición de los abscesos dentales

Una enfermedad periodontal, un diente dañado (roto, astillado o lesionado), una muela infectada o las caries dentales pueden ser el motivo de la aparición de los abscesos.

Cuando una caries no se atiende puede progresar hasta atacar el nervio, ya que las bacterias llegan hasta la pulpa creando estos pequeños quistes. En la enfermedad periodontal, las encías se separan de los dientes y se crean bolsas periodontales. Cuando los restos de comida entran en ellas, las bacterias se comienzan a desarrollar formando los abscesos dentales. 

Síntomas de la infección

Al padecer esta infección, los síntomas que se presentan son los siguientes:

  • Pequeño grano en tus encías con tono rojizo o blanquecino
  • Sensibilidad en tus dientes
  • Encías rojas e inflamadas
  • Sabor salado en la boca
  • Fiebre
  • Inflamación en las mejillas
  • Dolor intenso en las encías y al masticar
  • Dolor facial

mujer con dolor facial

Si sientes dolor en alguno de tus dientes, sangrado e inflamación o líquidos extraños que salen de tus encías, puede que sean señal de la aparición de un absceso dental. De no atenderlo a tiempo puede ser perjudicial para tu salud dental.

Tratamiento para el absceso dental

Al identificar algunos de los síntomas antes mencionados, lo ideal es que acudas de inmediato con el dentista. Él tomará medidas para frenar la infección y evitará que puedas perder tu pieza dental.

Primero se trata la infección con antibiótico, se debe hacer un proceso de drenado para sacar todo el pus acumulado y así eliminar el dolor. Si hay complicaciones, se recurre al tratamiento endodóntico, o mejor conocido como endodoncia. Se remueve el nervio afectado por el absceso y se sella de manera correcta. En el peor de los casos, si la infección es imposible de curar, el especialista deberá extraer el diente de dónde proviene la infección.

Es importante que mantengas una excelente higiene, con ello podrás reducir el riesgo de desarrollar este tipo de afecciones. No olvides visitar al dentista de manera periódica para prevenir esta y cualquier enfermedad dental. Agenda tu cita y deja tu salud bucodental en manos de los mejores especialistas.