Uno de los problemas dentales más comunes son las caries en los niños. La principal causa son las bacterias que se generan en la boca debido a la acumulación de placa dental que produce ácidos que dañan el esmalte, la dentina y la pulpa dentaria, generando caries y produciendo, por lo tanto, un terrible dolor en los dientes. 

Uno de los principales factores para la prevención de esta enfermedad dental es la higiene bucal en niños, es por eso que debemos inculcar los buenos hábitos en ellos desde muy chiquitos, además de tener en cuenta otros factores que ayudan a prevenir el desarrollo de esta patología. 

¿Cómo prevenir las caries?

  • Una correcta higiene dental

Tener una boca sana es esencial para prevenir el desarrollo de la caries dental en niños, es por eso que los buenos hábitos deben comenzar desde la infancia y, para ello, el mejor ejemplo son sus papás. Enséñale cómo cuidar los dientes y como cepillarlos, supervisa cuando lo haga o incluso háganlo juntos para que se convierta en algo divertido para el pequeño. Incúlcale también hábitos como el uso del hilo dental y el enjuague bucal.

  • Evitar el consumo de alimentos azucarados

El azúcar produce que las bacterias formen ácidos dentro la boca generando que los dientes se erosionen. Esto conlleva el desarrollo de caries dental y, cuanto más azúcar se consuma más daño habrá. Evita que tu pequeño consuma caramelos o alimentos con alto grado de azúcar: cuando un niño tiene caries en sus dientes de leche, la probabilidad de que desarrolle en los permanentes es más alta. 

  • Cepillarse los dientes correctamente

cepillado dental correcto

Inculca a los más chiquitos del hogar el buen hábito de cepillado dental por lo menos dos veces al día. Enséñale cómo lavarse los dientes de una manera adecuada.

  • Uso de flúor

El flúor es un nutriente que favorece el esmalte dental y hace que los dientes de tu pequeño sean más resistentes a las caries. Procura que lo utilice, adquiriendo pastas dentífricas que contengan este nutriente.

  • Llevar una dieta sana

Procura que tu hijo lleve una dieta sana y equilibrada, evitando los alimentos que contengan azúcares o almidones, pues son los principales alimentos que producen bacterias con ácidos propiciando la aparición de caries.

  • Visitas periódicas con el odontopediatra

Al momento de la aparición de caries, los síntomas pueden pasar desapercibidos, por ello es importante que periódicamente reserves una cita para tu pequeño con el odontopediatra. Así podrás prevenir esta patología.

Lo ideal es prevenir este tipo de enfermedades bucodentales antes de que se desarrollen y provoquen el insoportable dolor en los dientes. Por ello es sumamente recomendable que lleves a tu pequeño al dentista. Usualmente este tipo de patologías se resuelven sometiéndose a un tratamiento de endodoncia, que, aunque no es doloroso, no deja de ser incómodo, especialmente para los niños.