Se le conoce como diastema al espacio o hueco que se desarrolla entre dos dientes. A pesar de que lo más común es que se desarrolle en los incisivos frontales (coloquialmente llamados “paletas”) también puede darse en cualquier par de piezas dentales. Los dientes separados son muy habituales en los pequeños que aún tienen los de leche y es común que esta separación desaparezca cuando adquieran su dentición permanente.

Causas del diastema

Esta separación puede ser producto de un desorden del tamaño de las piezas dentales y de la mandíbula superior, si los dientes son muy pequeños para el hueso maxilar es entonces que los espacios interdentales se forman.

Otro de los motivos es que los pacientes que sufren de este problema en los dientes frontales suelen tener muy grande el frenillo del labio de la parte de arriba y al crecer tanto ocupa parte del espacio entre el par de piezas dentales. Este frenillo los desplaza de manera opuesta a cada uno y hace que el hueco sea mucho más notorio.

Este hueco formado también aparece en personas que tienen unos incisivos laterales demasiado pequeños. Esto da pie a que los centrales se distancian tratando de cerrar el espacio restante.

¿Cómo arreglar los dientes separados?

El especialista te realizará una valoración en relación con la edad y el caso. Entonces podrá proporcionarte diversas opciones para tratar y corregir el problema:

tratamiento para diastema

  • Mantener la separación entre el par de dientes.
  • Someterte al tratamiento de ortodoncia: al utilizar brackets obtienes una mejor estética. Además, mejorará la funcionalidad que ocasiona el incorrecto alineamiento dental.
  • Utilizar carillas dentales: utilizar carillas de porcelana en la parte exterior de las piezas dentales con el fin de tener una mejor estética.
  • Usar coronas y puentes para completar los dientes o en los casos de pacientes mayores recurrir a los implantes dentales.
  • Otra solución suele ser utilizar retenedores, se colocan por dentro del diente para corregir este problema.
  • Someterte a una frenectomía: al ser demasiado grande el frenillo del labio te puedes someter a una frenectomía. Este procedimiento consta del corte del frenillo para posteriormente reacomodarlo y así hacerlo más flexible. Si este procedimiento se realiza en niños es muy probable que el espacio se cierre solo, pero si se realiza en un adulto o adolescente la probabilidad de requerir ortodoncia para solucionar el problema aumenta.

A pesar de que no es motivo de urgencia es importante que acudas con el dentista para que te diga cual es la opción adecuada para ti. Agenda tu cita en Dentimex y deja que los especialistas en odontología despejen todas tus dudas respecto a este problema y te brinden las mejores soluciones.