Seguramente en más de una ocasión has sentido un dolor intenso recorrer tus dientes al morder una paleta de hielo o al beber un café caliente. Si la respuesta es sí, padeces de dientes sensibles y es importante que acudas con el especialista de inmediato.

La sensibilidad dental es un padecimiento que se desarrolla usualmente en adultos de entre 25 y 45 años, sin embargo, puede desatarse a cualquier edad. La hipersensibilidad dentaria se presenta como un dolor dental agudo y transitorio. La dentina (parte interna de la pieza dental) es protegida por la encía, por cemento radicular y por el esmalte dental, cuando todos estos elementos se pierden la dentina queda expuesta y entonces que se produce la sensibilidad en los dientes. La dentina está compuesta por miles de túbulos dentinarios los cuales conectan las terminales nerviosas con la parte exterior de las piezas dentales, cuando los estímulos externos llegan a las terminaciones nerviosas provocan esa gran sensación de dolor.

mujer en dentista

Cuando tienes dientes sensibles algunas actividades como cepillarte los dientes, comer y beber pueden producir fuerte dolor. La sensibilidad dental generalmente es el resultado del esmalte desgastado. Sin embargo, en ocasiones, las molestias en los dientes son producidas por otros factores como una caries, un diente agrietado, un empaste gastado o una enfermedad de las encías.

¿Es importante tratarla?

Solamente podrás determinar la causa de la sensibilidad dental y encontrar una solución realizando una visita al odontólogo.

La sensibilidad dental debe tratarse como cualquier otro malestar bucal ya que de lo contrario podrían desencadenar enfermedades mucho más graves como las caries o la periodontitis. Por eso, es importante tomar medidas preventivas que eviten la aparición del dolor como:

  • Evita consumir alimentos altos en ácidos.
  • Espera al menos 30 minutos antes de lavar tus dientes cuando hayas ingerido alimentos ácidos.
  • Utiliza un cepillo dental con cerdas suaves.
  • Evita los cambios bruscos de temperatura en las comidas y bebidas.

Cuando el dolor es muy intenso y con mayor frecuencia es muy probable que padezcas algún tipo de enfermedad bucodental; ante esto lo principal es agendar una cita con el especialista y comenzar cuanto antes con el tratamiento necesario, entre los que se encuentran:

  • Pasta dental desensibilizante: después de varias aplicaciones, puede ayudar a bloquear el dolor relacionado con la sensibilidad dental.
  • Aplicación de Flúor: aplicarte flúor en las áreas sensibles de los dientes fortalecerá el esmalte y reducirá el dolor.
  • Endodoncia: si la sensibilidad es grave y persistente y no puede tratarse por otros medios, se puede recomendar este tratamiento para eliminar el problema.
  • Restauración adhesiva: ocasionalmente, las superficies expuestas de la raíz pueden tratarse mediante la aplicación de resina de restauración adhesiva sobre las superficies de la raíz sensible.
  • Injerto quirúrgico de encías: si se ha perdido tejido de las encías en la raíz, esto protegerá la raíz y reducirá la sensibilidad.
  • Una corona: estos podrán utilizarse para corregir un defecto o caries que provoquen la sensibilidad.

Para evitar que la sensibilidad vuelva a surgir, lava tus dientes dos veces al día con un cepillo de cerdas suaves y pasta dental con flúor. Usa hilo dental y realiza movimientos suaves en lugar de cepillar con fuerza.