El dolor de muela es una de las peores dolencias bucodentales.

Su principal característica es ese malestar punzante, intenso y persistente y no es hasta que es atendido por un especialista cuando este cesa.

Los dolores en las muelas pueden ser causados por diversos factores que estimulan la raíz nerviosa de la misma. Pueden ser agentes térmicos o químicos, estos lastiman el nervio y tu cerebro lo percibe como un dolor que conforme avanza el tiempo va a aumentando su intensidad.

mujer en el dentista

Causas del dolor de muela

El dolor molar puede ser originado por diversas causas, pueden ser de origen patológico dental o externas. Cuando se tiene dolor, la principal causa es la inflamación pulpar dental de la pieza dental, en la cual se encuentran los vasos sanguíneos y las terminaciones nerviosas. Entre las principales causas del dolor de esta pieza dental se encuentran:

Caries dental:

El dolor molar es asociado con la famosa muela picada. El desarrollo de caries en los molares se debe principalmente a una higiene dental deficiente, ya que la placa bacteriana se va acumulando en tus dientes formando las caries. Si este padecimiento no es tratado a tiempo puede dar paso a un absceso dental y dañar la pulpa que es cuando el nervio dental queda expuesto produciendo el dolor.

Periodontitis:

La enfermedad periodontal produce un daño severo en tus encías y piezas dentales. Es común que el dolor en las muelas se deba al daño de tejido periodontal.

Fisura dental:

Un traumatismo dental puede ser provocado tras un fuerte impacto, este puede provocar un dolor intenso en la zona del golpe, en este caso la muela. Es la intensidad del accidente la que determinará si la pieza presenta daños más severos.

Bruxismo:

Los pacientes que padecen esta enfermedad producen un choque entre los maxilares inferior y superior de manera inconsciente durante la noche. Esta fricción hace que se genere una tensión en la articulación temporomandibular y da paso al dolor molar.

Diente retenido:

Este tipo de padecimiento se refiere a los dientes que no brotan en los períodos indicados. Estas piezas quedan dentro del hueso maxilar y empujan al resto de dientes principalmente a las muelas. Lo que puede provocar dolor.

Inflamación o infección en otras zonas dentales:

Si se presenta inflamación en zonas que conectan con la boca, la posibilidad de presentar dolor molar es amplia. Por ejemplo, la sinusitis maxilar es un padecimiento que afecta los senos paranasales y debido a la gran cercanía que tienen con el maxilar superior puede llegar a generar dolor en tus molares y en el resto de los dientes.

Prevención

Para evitar este tipo de problemas es importante que agendes una cita de manera periódica con nuestros especialistas. Debes someterte a una revisión general continuamente y a una limpieza dental profesional. Así podrás evitar el dolor en tus muelas o cualquier pieza dental y evitaras desarrollar caries y cualquier otro padecimiento.

No olvides que también debe mantener una correcta higiene bucal para evitar la acumulación de restos de comida, los cuales a su vez generan una infinidad de bacterias en tu boca.