¿Cuál crees que es la parte más fuerte de tu cuerpo? ¿Tus huesos, tu piel? Pues no. Aunque poco se habla de él, el esmalte dental es la parte más dura de todo el organismo. El esmalte dental es un tejido mineralizado, una capa traslúcida que cubre nuestros dientes y mide aproximadamente tres milímetros de espesor. Y a pesar de ser tan poderoso no se regenera, por ello es de suma importancia protegerlo, pues una vez que se pierde es imposible recuperarlo.

El desgaste de esta capa es un problema recurrente, se caracteriza por la pérdida del mismo, y provoca que con el paso del tiempo los dientes se vuelvan más frágiles y susceptibles a la sensibilidad, a fracturarse y a la aparición de caries dental. Existen muchos factores que propician este problema a los que debes prestar especial atención si no quieres perjudicar tu salud bucodental o peor aún: terminar con unos dientes sin esmalte. Aquí te presentamos los principales hábitos y alimentos que lo provocan.

¿Qué daña tu esmalte dental?

Cepillar tus dientes inmediatamente después de comer

Después de comer, nuestro esmalte queda un tanto débil durante un corto período de tiempo, especialmente si consumiste ácidos. Es recomendable esperar alrededor de veinte minutos para cepillar nuestros dientes.

Beber café

El café contiene tanino, un antioxidante y tinte vegetal que se pega a la placa dental provocando que los dientes comiencen a oscurecerse y que el esmalte comience a desgastarse.

Morderte las uñas

Hacerlo aumenta la probabilidad de sufrir microtraumatismos debido a la presión que se ejerce con los dedos sobre los dientes, lo que provoca el desprendimiento del esmalte.

Comer dulces en exceso

Al consumir este tipo de productos, tu salud bucodental resulta dañada: las bacterias generadas por los caramelos se pegan a tus dientes y provocan que el azúcar se convierta en ácido, haciendo que este último dañe la capa de esmalte.

Nadar habitualmente en piscinas

Las piscinas tienen una alta dosis de cloro para ayudar a mantener su pH. Si eres una persona a la que le gusta practicar natación, te recomendamos utilizar pasta y enjuague bucal que contenga flúor al menos dos veces a la semana.

Fumar

Fumar es uno de los peores hábitos que existen para la salud. El tabaco y la nicotina producen que el esmalte de nuestros dientes pierda color, se debilite y se vuelva más frágil, además de hacerlos mucho más vulnerables a las bacterias.

hábitos que dañan tus dientes

Morder los lápices

Debido a la fricción producida en los dientes con este tipo de objetos, podrías llegar a desgastar tu esmalte de manera gradual e incluso provocar fracturas en las piezas dentales.

Masticar hielo

Este hábito produce desgaste dental, hace que el esmalte de tus piezas dentales se dañe y se debilite, llegando incluso a fracturar tus dientes.

Medicamentos

Algunos medicamentos, debido a sus componentes, pueden afectar a la composición de la placa y al pH de nuestros dientes, tal es el caso del jarabe para tratar la tos, los antihistamínicos, medicamentos para la hipertensión o antibióticos como la tetraciclina y doxiciclina.

Beber alcohol

El alcohol es una sustancia que reseca y causa deshidratación en la mucosa bucal, por lo que las encías se vuelven más débiles y sensibles, lo que provoca un daño visible en el esmalte de la dentadura. Ahora que sabes que estos malos hábitos afectan al esmalte de tus dientes, procura evitarlos para que así puedas mantener tu salud bucal en perfectas condiciones. Además, no olvides visitar al dentista periódicamente, pues él te ayudará a prevenir y mejorar este tipo de problemas. Recuerda que en Dentimex tu consulta de valoración es gratis. Reserva tu primera consulta aquí: https://www.dentimex.mx