Una de las etapas más preocupantes tanto para mamá como para los niños es esta misma, pues pese a que es un proceso natural en el crecimiento no deja de generar angustia y preocupación por los más pequeñitos del hogar.

La mayoría de los niños y niñas que están próximos a experimentar la etapa de “mudar” que se refiere al momento en que sus primeros dientes se aflojan para después caerse, sienten temor, angustia o miedo y es precisamente por ello que existen personajes como el ratoncito Pérez o el hada de los dientes para así poder generar una experiencia más divertida y que los haga olvidarse de ese temor.

Historia o cuento del ratoncito de los dientes

Si tu pequeño o pequeña están experimentando esta etapa y aún no le cuentas este cuento, es momento de hacerlo.

La historia dice que hace mucho tiempo existió un ratoncito llamado Pepito Pérez, vivía en un edificio muy alto, en compañía de su familia y aunque su hogar era un agujero muy chiquito, nunca les faltaba la comida. Un día el ratoncito decidió subir a la planta alta de aquel edificio y pudo entrar a un cuarto, al encontrarse dentro pudo percatarse de que había muchas herramientas y máquinas que los dentistas utilizaban, no pasó mucho tiempo para darse cuenta de que se encontraba en un consultorio dental.

Desde entonces el ratón subía a diario, comenzó a observar como el odontólogo hacia su trabajo, con la observación, las anotaciones y la práctica el pequeño ratón comenzó a brindar servicios dentales entre todos los demás ratoncitos, tanta fue su buena mano que logró hacerse famoso.

Pérez continúo dando su servicio a toda la comunidad y uno de tantos días un ratoncillo anciano llegó con él, su problema era que sus dientes se habían caído por su edad, el pequeño ratón pensaba en una solución y recordó que en el consultorio donde él había aprendido, a las personas que iban en busca de piezas dentales nuevas, los mandaban construir en una fábrica, pero noto que eran demasiado grandes, entonces tuvo una gran idea, ¡dientes de niños! así que pensó en ir a buscarlos a sus casas y comprarlos. 

Un día llegó a la casa de uno de los niños, pero se topó con un enorme gato que le impidió la entrada, entonces decidió esperar hasta la noche para que tanto el gato como los padres estuvieran durmiendo. Cuando por fin pudo entrar a la casa se dirigió a la habitación del pequeño, noto que él también ya estaba dormido, pero pudo darse cuenta de que su dientecito se encontraba debajo de su almohada, decidió no despertar al niño y lo tomo, a cambio le dejo un regalo en el mismo lugar donde se encontraba. A la mañana siguiente aquel pequeño despertó y se llevó una gran sorpresa, estaba muy contento y emocionado y corrió a contárselo a todos sus amiguitos, desde entonces cuando a un chiquitín se le cae uno de sus dientes de leche, decide colocarlo debajo de su almohada en la espera de que el ratoncito Pérez les haya dejado algún bonito regalo en el mismo lugar.

Ahora ya tienes la historia perfecta para cuando tu pequeño comience a mudar y te pida que se la cuentes, procura estar pendiente cuando esto suceda pues son cambios importantes para los niños, si existen molestias o inquietud consulta al odontopediatra para que pueda revisarlo y hacer una evaluación. Recuerda que en Dentimex contamos con los mejores odontopediatras para tu comodidad y la de tu hijo. Su primera evaluación es gratis, pide su cita aquí: https://www.dentimex.mx/