Al momento de ingerir alimentos, las bacterias se adhieren a la lengua y no se eliminan por sí solas. Por ello es indispensable que la limpies al menos una vez al día para evitar que se mantengan ahí.

¿Cómo limpiarse la lengua?

Para lograr una correcta limpieza lingual, lo ideal es hacerlo inmediatamente después de cepillar tus dientes. Puedes utilizar algún utensilio específicamente creado para la lengua.  Debes pasar alguno de estos limpiadores o incluso el propio cepillo dental sobre esta. Sin ejercer demasiada presión debes realizar un suave raspado de atrás hacia adelante. Moja con agua el limpiador o cepillo entre cada raspado y frota por abajo y por arriba toda tu lengua sin dejar ningún espacio sin limpiar. Repite el proceso cuantas veces sea necesario para que quede perfectamente limpia.

Las herramientas que puedes utilizar

  • Limpiador lingual

Esta herramienta se adapta a la superficie lingual de tal forma que puedes comenzar a raspar delicadamente para eliminar los restos de comida y placa bacteriana.

limpiador lingual

Una limpieza adecuada con cepillo dental puede ser muy favorable para tu lengua, debes rasparla de manera suave haciendo movimientos verticales de atrás hacia adelante.

  • Enjuague bucal

El uso de colutorios pueden beneficiar a tu lengua, tus dientes y tus encías. Ayuda a combatir las bacterias que se generan e interactúan sobre los tejidos en nuestra boca.

Consecuencias de no asear tu lengua

El tono rosa es signo de que tu lengua se encuentra en buen estado de salud. Si notas que tienen un color blanquecino o alguna mancha amarillenta o pigmentación de algún otro color, puede ser señal de que algo no está funcionando bien.

Existen enfermedades que son desencadenadas debido a la falta de higiene lingual, entre ellas:

  • Leucoplasia 

Esta enfermedad produce que las bacterias de la boca se reproduzcan más rápido de lo normal. Se producen manchas blancas en la boca, incluida la lengua.

  • Candidiasis oral

Es una afección que se forma en la boca, producida por hongos. Produce al igual que la leucoplasia, lengua blanca y en algunas ocasiones manchas amarillentas en la misma.

  • Halitosis

Uno de los principales problemas asociados con la falta de limpieza bucal es el mal aliento. Tu lengua se convierte en el primer lugar en donde las bacterias forman su hogar. Esto produce mal olor en tu boca.

Recuerda acudir con el dentista periódicamente. Él podrá indicarte la forma más adecuada de realizar la limpieza bucal. Programa tu cita con nosotros y deja tu salud dental en manos de especialistas, así podrás resolver tus dudas sobre la higiene oral, además de evitar y prevenir diversas enfermedades bucales.