Los dientes son una parte fundamental en tu apariencia. Si te falta uno de ellos puedes sentirte completamente inseguro y desanimado. Y, ¿qué pasa si te hace falta más de una de tus piezas dentales? Cuando esto ocurre aumenta la probabilidad de sufrir maloclusión entre otras anomalías. Las prótesis dentales son una de las mejores opciones para poder reemplazar algunos de tus dientes o la dentadura completa y para poder evitar estas consecuencias.

¿Qué es una prótesis dental?

Son dispositivos que se utilizan para sustituir dientes perdidos, debido a traumatismos, enfermedades dentales o incluso a la degeneración o atrofia ósea. Están fabricados de porcelana o acrílico. Existen prótesis parciales las cuales son utilizadas para sustituir una sola pieza dental y también existen las completas que sustituyen toda la dentadura. Estas son requeridas cuando se han perdido todos o la mayoría de los dientes. Estos dispositivos ayudan a recuperar tu apariencia física y al mismo tiempo tu seguridad.

Prótesis dental fija

Este tipo de dispositivos se realiza mediante la colocación de implantes fijados al hueso maxilar, sobre el que se atornilla la nueva dentadura. Con esto se logra recuperar la funcionalidad de tu dentadura.

Existen dos tipos de prótesis fijas:

  • Sobre dientes naturales

    • Coronas dentales: son de las prótesis más populares cuando existe un diente roto. Las coronas además de restaurar el diente fracturado ayudan a darle protección a los dientes sensibles.
    • Puentes dentales: este tipo de prótesis tienen la funcionalidad de sustituir una o más piezas dentales. La diferencia entre las coronas y los puentes es que estos últimos están hechos por un mínimo de dos coronas. El puente se adhiere sobre los dientes vecinos a los espacios restantes.
  • Prótesis fijas sobre implantes dentales

Este método suele utilizarse en los pacientes que han perdido uno o más dientes pero que quieren mantener en buen estado los naturales. También suele ser utilizado en pacientes que están desdentados en su totalidad.

Prótesis removibles

Tal como su nombre lo indica, puede ser retirada las veces que sea necesario. Este tipo de dispositivos se hacen para pacientes que no tienen suficiente hueso maxilar para poder insertar implantes dentales o incluso por razones económicas.

prótesis dental removible

Existen dos tipos de prótesis removibles:

  • Prótesis parciales:

Existen trabajos temporales que son hechos a base de resina pura y trabajos a largo tiempo realizados a base de metal cerámica. Este tipo de dispositivos se mantiene anclados a los dientes sobrantes en la dentadura.

  • Prótesis completa:

La prótesis completa removible está hecha a base de resina y está conformada por todas las piezas dentales que conforman la dentadura.

Todos los dispositivos son hechos en laboratorios dentales. Se hacen impresiones de la boca para que queden justo a la medida. Recuerda que lo ideal es que acudas con el especialista, él determinará cuál de todos los tipos de prótesis dentales es el ideal para ti.