Pero ¿qué hay sobre los mitos y las realidades de la salud dental durante la etapa de gestación? Mucho se dice sobre ello, que las encías pueden volverse más propensas a la placa o que el esmalte dental puede verse afectado durante esta etapa, lo cierto es que ni todo es verdad ni todo es mentira y aquí te presentamos los mitos y verdades más comunes durante el embarazo.

Salud dental en el embarazo, ¿qué es verdad y qué no?

Mito: No existe probabilidad de tener enfermedades dentales debido al embarazo.

Durante este proceso existe una mayor probabilidad de sufrir problemas dentales, debido a la gran carga hormonal producida, durante esta etapa aumenta radicalmente la progesterona y los estrógenos, generando que aumente el flujo sanguíneo en las encías, dando pie con ello a una probable gingivitis. Si ésta no es tratada a tiempo puede provocar una periodontitis pues las baterías comienzan a acumularse en las encías. Si estas enfermedades bucodentales avanzan, pueden inducir a la aparición de quistes en las encías, llamados granulomas piogénicos, que causan dolor intenso y requieren de tratamiento quirúrgico para poder eliminarse.

Verdad: Una mala salud bucodental afecta el embarazo.

Según el libro “Salud bucal en la mujer. Prevención a lo largo de la vida” (Médica Panamericana, 2013), se ha confirmado que la existencia de enfermedades periodontales durante el embarazo resulta en nacimientos de bebés prematuros con bajo peso al nacer. La periodontitis es una enfermedad en la cual las encías se ven afectadas por inflamación, sangrado y pérdida de tejidos, esta afección genera la liberación de prostaglandinas, sustancias tóxicas que afectan la maduración del feto y que generan contracciones en el útero, provocando que se adelante el parto.

Mito: El bebé absorbe calcio de la madre.

El calcio que el feto absorbe durante la gestación proviene de los huesos mas no de los dientes por ello es de suma importancia que la madre cuide su proceso de alimentación tomando en cuenta el consumo de este mineral. Las recomendaciones de calcio a tomar durante este proceso son de 1000 a 1300 miligramos al día. Puedes encontrarlo en alimentos como la leche de vaca y lácteos derivados, pescado, mariscos, molusco, frutos secos como avellanas y nueces, verduras y legumbres tales como garbanzos, lentejas, soja, espinacas, col rizada, cebolla, brócoli y berros. Cuando se da el caso en que la mujer no pueda consumir leche de vaca por cualquier motivo es recomendable ingerir leches vegetales que contengan calcio pues dentro de todos los alimentos que contienen este mineral, la leche es el principal proveedor de este.

Verdad. Durante el embarazo puede existir mal aliento de boca.

Esto es posible debido a los vómitos durante este período, a la sequedad que se produce en la boca teniendo como consecuencia el mal olor y debido a problemas de digestión que se presentan durante esta etapa. Para reducir este problema es recomendable mantenerse totalmente hidratada durante el embarazo pues evita la sequedad, por consiguiente, el mal aliento y ayuda a tener una correcta circulación sanguínea. Además, beber agua es altamente necesario para el desarrollo del feto y la formación de líquido amniótico. Así como de realizar en casa una buena técnica de higiene bucal 3 veces al día.

Mito: Durante el proceso gestacional no se pueden realizar tratamientos dentales.

Durante todo este proceso es altamente recomendado acudir periódicamente al dentista para detectar, solucionar y evitar posibles afecciones. Lo recomendable es que antes del embarazo se realice cualquier tratamiento dental, si esto no se logra, lo ideal es que acudas entre el cuarto y sexto mes de gestación.

Después del parto es necesario acudir a una valoración con tu dentista para que así pueda detectar y solucionar cualquier anomalía que se haya generado durante el embarazo. No olvides que en Dentimex tu consulta de valoración es gratis, haz tu cita aquí: https://www.dentimex.mx/

Verdad: Los vómitos provocan que el esmalte dental resulte dañado durante el proceso de embarazo.

El esmalte dental puede verse afectado debido a las náuseas y vómitos, con las náuseas aparece el ácido adicional, el cual logra erosionar los dientes lo que puede ir desgastando lentamente el esmalte logrando con ello que se vuelva más propenso a tener caries.

Mito: Las radiografías dentales dañan al bebé.

La FDA (Food & Drug Administration) norteamericana considera apropiado los estudios radiográficos tanto en pacientes embarazadas o en aquellas que pudieran estarlo cuando el tratamiento odontológico está indicado, ya que permiten detectar complicaciones a nivel de higiene bucal que pasan desapercibidas a simple vista. Lo importante es informar al odontólogo desde el inicio y en caso de que sea necesaria esta prueba, deben cubrir el abdomen con un delantal plomado.

Según la Comisión Internacional de Protección Radiológica (ICRP), la dosis absorbidas por el feto inferiores a 100 miliGy (mGy) no son suficientes para interrumpir un embarazo, por lo que no existe peligro durante las radiografías dentales.

Aunque en la actualidad siguen existiendo cada vez más mitos sobre todo este proceso, lo ideal es que antes, durante y después del embarazo acudas con el dentista para descartar estos falsos mitos y mantener controlada tu salud bucodental.